Blog Novela: “Ña Eusebia y su eterno amor Romualdo”

Faltaban días para culminar el año 2010, una temporada de lluvias, días grises y vino en oferta, fueron el complemento ideal para ponerse a pensar en Romualdo, un joven cuya afición por el twitter le produjo serias secuelas emocionales, enfermedad tipo bronquitis, tos aguda que manifestaba la ausencia de lágrimas y un pañuelo seco en el que envolvía aquel mil´i que su fiel amante dejó sobre la mesa.

Eusebia no quiso o no supo disimular su alegría al encontrarse con Romualdo por las lúgubres calles Castorino Díaz c/ Adanio mirradio. ¡Algo cambio! Romualdo no estaba sólo. Pollera de jeans corta, blusa con escote trasero y delantero, de izquierda a derecha, (¡Nde bárbararo!) eran los artilugios de aquella acompañante que alborotaba el ambiente de la ex pareja.

_Pero Romualdo, ¿qué tu háce aquí? Lo está haciendo a propósito para mostrarte con tu novia más menor que lló verá? Seguros la conociste por Twitter!

* Hola Eusebia, no yo no pensabas que te encontraría por aquí, vine nomá a comprar 1/4 galleta y paté para mi alpuerzo…

En ese momento, la niña de ojos negros como la torta de miel, se despide de ambos, simulando recibir un mensaje por 402. Los dos ex tórtolos se encuentran solos, sus almas deambulan con las manos ocupadas entre galleta y coratú Paraguay, no podían darse un abrazo aunque los corazones se devoraban cual tortilla so´o con mandioca.

_No es cierto!, -responde Eusebia- Vos sabe que yo suelo venir a esta hora! -increpa como cortando el silencio-.

*No che amor, no es así, ella es un mi pariente nomá! yo paso por aquí porque mi tripa me sonaba y busqué para el terere rupa. Yo siempre te pienso en vos y recuerdo cuando nos acuestabamos en la hamaca viendo las aventuras de Hércules y la Guerrera Xena, preparabas esas tortillas con cebolla rica y pasábamos bien juntos, vos y yo.

_No, no me intentes convencerme. Sé que fuite vos que le falló a mí y no me lo voyalo olvidarlo así nomá…. Aunque, Romualdo, sabé, no te olvido co, no olvido tu chorcito cerro, tu cigarrillo por la oreja y tu kepis de Lino´o…

Si, así es, la pareja comenzaba a recordar momentos vividos, una eternidad resumida en 2 semanas de pura pasión, goce y miseria. Nadie sabía lo que pasaría, quién daría el primer paso que resultaría el último o, tal vez, el inicio de una etapa tan feliz como niño con blackberry nuevo.  Pero luego de algunos segundos, aparece Braulio y…

(Esta hist-e-ria continuará)

Lea el final de. “Ña Eusebia y su eterno amor Romualdo”

Comentarios

  1. eli dice:

    jajajajajajajaja que historia!!!!!!!!

    1. Mario dice:

      Una triste historia, en una escena ambientada por la cachaca, el amor, el deseo, la pasión y vino en suelto. D: