Un día especial… Aniversario de la fundación de Capiatá

Especial positivo y negativo, salir una noche a disfrutar en compañía de amigos y conocidos, conocer a nuevos amigos. Comentarios, risas y sonrisas, música, baile, cerveza, gaseosa y buena onda. Sanamente lo hago y eso ya no le sorprende a mis cercanos ;)

Agradezco a los que se hicieron de tiempo para participar de una reunión más en Capiatá, a Marilia y su amigo Billy, pensamos que una vez más no asistiría, a todos nos sorpendió. Ni bien llegó comenzó a plasmar su presencia en fotografías, casualidad esperada, pues debía evidenciar que sí pudo ir. jejeje… El amigo Jorge, jamás pensé que iría y fue el 4to en llegar, José llegó y comenzó a buscar estacionamiento, llegamos Martín y yo. De a poco comenzamos a sumar.

Luego llegó Silvita y su corazón de cartulina, jejeje… Después aparecieron dos amigas virtuales hasta ese momento, Daisy y Madelin, hermosas y divertidas, buenisima onda…. Bailaban y todo el mundo las miraba. “Elegí mejor tus amistades” me dijo José en broma.. jajajaja. No sabe que simplemente aparecieron en el sendero de mi vida, con circunstancias extrañas pero justificables.

Obviamente no podía la mamá Rocío y su silencioso pero buen acompañante. Solo faltar Jorge alias “Cósmico”, legendario personaje de los 80´que no se de1spegaba de un casco que nadie sabe de dónde lo sacó. Comenzó un pequeño baile, el metalero Martin ni ahi que iba a moverse, pero sus dedos danzaban al compas de un “quiero sacar mas fotos” jajaja…

En fin, la pasé muy bien, no pensé divertirme tanto, reir y disfrutar de la compañía de aquellos males necesarios, jejeje. Un astronauta, un bailarín que desperdicia talento, un fotógrafo aficionado con sus flashes, una que posa y luego manda borrar las fotos, otro que no cambia el repertorio de su música, otra con la panza enorme, otra con una super sonrisa y dos con poderosos movimientos. Un grupo disparejo que poco o nada tienen en común, ausencia de dicha esencia hace que todos seamos uno.

Otro tema.

Si no hubieras aparecido, todo hubiera sido igual, no me lo esperaba, sin saber un porqué, desarmaste el rompecabezas armado de mi impenetrable estabilidad. No pensé y ahora no dejo de hacerlo, no podría, bueno.. puedo. ¿Qué pasó? no lo sé, ¿qué me pasó? estupecacto, de rostro entumecido acepté aquella presencia, curiosa, misteriosa. Incómoda y agradable sensación.